Una maravillosa experiencia conjunta los más mayores de los centros Juniors de Gata de Gorgos y de Jávea

Este sábado, 19 de mayo de 2018, los más mayores de los centros Juniors de Gata de Gorgos y Ntra. Sra. de Loreto de Jávea, han realizado una salida conjunta por la Plana de Jávea. Una experiencia maravillosa que aquí comparten con nosotros.

Tras dos semanas intensas de preparación y de oración por parte de los educadores de Estilo de Vida de ambos centros, llegó el día de vivir todo lo preparado.

La jornada comenzó a las 9:05h con la acogida en el centro Juniors de nuestra parroquia. A continuación, tuvo lugar una divertida dinámica de presentación con la que romper el hielo, y un momento de oración, en la que se invocó el Espíritu Santo para empezar la jornada con nuestro mejor amigo.

Después nos dirigimos hacía el Puerto, para subir por el sendero de la Cuesta de San Antonio. Una ruta que tiene unas preciosas vistas y en menos de una hora pudimos llegar al mirador del faro.

Allí hicimos una parada para almorzar, convivir y disfrutar de las maravillosas vistas.

Y comenzó la primera dinámica, que los educadores titularon “Caminantes”. En la cual, en parejas mezcladas de ambos centros, debían ir caminando hasta el merendero y contestar una serie de preguntas para conocerse mejor. Preguntas como: ¿Qué es el Juniors para ti?, ¿Qué es lo que más amas?, O ¿cuál es tu comida favorita?, se encontraban en la batería de preguntas. Una experiencia que duró unos minutos, pero que les ayudó a relacionarse entre sí y conocer y amar mejor a la persona que tenían al lado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del merendero marchamos decididos hacía el Santuario de Nuestra de los Ángeles. Durante la trayectoria hubo muy buen ambiente y muchas risas. Al llegar allí fuimos acogidos por las hermanas y, ya ubicados en el exterior del santuario, vivimos nuestra actividad central, titulada “Dessert experiencie”.

Para ello, los educadores de ambos centros tenían preparado un material personalizado para cada uno de los participantes. Un librito que sería su guía de viaje en esta experiencia, y en la que encontrarían todas las indicaciones necesarias para vivirla. Además, cada participante recibía un sobre con una sorpresa en su interior, también personalizada, el cual, en un momento determinado de la experiencia, debían abrir.

La experiencia comenzó con unos minutos de oración, en la que se les invitó a cerrar los ojos, y tomar consciencia del sonido de las aves y del sol dando calor a su piel. Silenciando los ruidos exteriores y centrándonos en el momento presente, en él pusimos a nuestro mejor amigo en el centro y pedimos la efusión del Espíritu Santo, cantando juntos la canción “Espíritu de Dios”, de Athenas.

A continuación, cada participante buscó un lugar, en el que estar solo, en silencio, llevando con él a Jesús Palabra (Biblia) y siguiendo las indicaciones de su guía de viaje en el desierto. Fueron 45 minutos, de paz, de disfrutar, de descubrir qué imagen tenemos de Dios y cuál es su verdadera imagen. Reflexionando sobre aquellas falsas imágenes que tenemos de Dios. Y descubriendo que Dios nos ama tal y como somos, no necesitamos caretas, no hay nadie que nos ame como Él.

Una vez terminado este momento, fuimos a la capilla del Santuario, y a los pies del Sagrario nos sentamos. Allí vivimos un tiempo de oración y mientras cantábamos la canción de “Nadie te ama como yo” de Martín Valverde, cada uno se levantaba, ponía su mano sobre Jesús Palabra y le respondía a la pregunta que Él nos había preguntado durante el desierto. Y cogíamos un detalle que nos recordaba que somos lo más valioso para Dios.

Nuestros estómagos ya rugían, así que llegó la hora comer y después tuvimos tiempo de recreo. A las 16:15h comenzamos a descender por la Cuesta San Antonio, contemplando el paisaje y compartiendo todo lo vivido. A las 17:00h llegábamos al centro Juniors. El programa y los horarios, se fueron cumpliendo.

Los participantes han valorado muy positivamente esta experiencia. El desierto o tiempo de silencio, como algunos lo han bautizado, les ha encantado a la mayoría y les gustaría volver a repetirla sin duda. Hasta los hay que piensan volver hacer este desierto en sus casas. Y a un buen número les encantaría vivir una experiencia de retiro.

Ante todo lo recibido hoy. Sólo podemos decir: Que el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres. ¡Sempre Units!